Historia del restaurante Los machetes

Este restaurante abrió sus puertas por primera vez en 1964, y desde entonces es conocido por sus enormes quesadillas. Según Amparito, uno de los fundadores de la empresa, el conocido apelativo de Machetes se lo dieron sus primeros clientes cuando estaban empezando.

Este restaurante se encuentra en el famoso barrio de Guerrero, donde cocinan sus legendarios Machetes, que son quesadillas que miden entre 60 y 65 centímetros de largo.

Marta Bernal dirige el pequeño puesto donde se sirven los machetes, continuando la práctica original de su madre. Los machetes se presentan en platos en forma de elipse para que quepan, y parece una quimera gastronómica llegar al extremo opuesto una vez que empezamos a masticar uno de los extremos.

En la carta hay machetes individuales y combinados. También se puede conseguir:

  • El machete "Sabor de mi Tierra", que incluye chicharrón prensado, quesillo y plátano. 
  • "Champion" contiene bistec, queso, tocino, pimiento morrón y cebolla.
  • "Hawaiano" y "Chovis", que incluye tres quesos: manchego, oaxaca y doblecrema.

Los machetes son un excelente ejemplo de que en esta ciudad todo es posible mientras haya grano. Su precio oscila entre los 36 y los 46 pesos, dependiendo de la cantidad que te quieras llevar.